sábado, 16 de diciembre de 2017

¿Quieres saber cómo tener el corazón más hermoso?


Un día un joven y esbelto hombre se situó en el centro de la plaza mayor de un poblado y proclamó a los cuatro vientos que el poseía el corazón más hermoso de toda el territorio.
Una gran muchedumbre se reunió a su alrededor y todos admiraron atónitos y confirmaron que realmente su corazón se mostraba perfecto, ninguna cicatriz, bombeando con fuerza y luciendo una forma perfecta.
Sí, todos coincidieron que ese era el corazón más hermoso que habían visto hasta la fecha. Habiendo oído esto, el joven se llenó de orgullo, más si cabía, y así con mayor fervor aseguró a ciencia cierta que poseía el corazón más hermoso y perfecto de todo el vasto lugar.
De pronto un anciano se acercó y dijo: “Pero, ¿Por qué dices eso, si tu corazón no es ni tan hermoso como el mío?
Sorprendidos por esas palabras, la multitud y el joven observaron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, estaba lleno de cicatrices, había zonas donde faltaban trozos profundos y en algunos casos incluso habían sido reemplazados por otros que no encajaban perfectamente en el lugar, quedando así bordes y aristas irregulares a su alrededor.
Habiendo visto esto, la mirada de la gente se estremeció, ¿Cómo puede el decir que su corazón es más hermoso? pensaron
El joven examinó el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, soltó una gran carcajada y dijo “¿Estás bromeando, verdad?, observa tu corazón y ahora el mío…. ¿No ves que el aspecto de mi corazón luce perfecto y en cambio el tuyo solo es una muestra de cicatrices y dolor?”
El anciano dejó que el joven terminará su discurso y dijo, “sí, tienes toda la razón, tu corazón luce perfecto, pero en cambio, yo nunca me involucraría contigo….
Mira, cada una de estas cicatrices son muestra del todo el amor que entregue a una persona. Arranqué trozos de mi corazón para poder entregárselos a cada uno de las personas que he amado hasta el día de hoy.
A su vez, muchos de ellos me han obsequiado trozos del suyo, que con orgullo he colocado en el lugar que quedó el hueco. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes y aristas, cosa que realmente me alegra, porque al poseerlos, me recuerdan el amor que hemos compartido.
Por otro lado, los huecos muestras que hubo ocasiones en los que yo entregué mi trozo de corazón, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio.
Dar amor tiene “su riesgo”, pero a pesar del dolor que puedan producir esas heridas que han quedado abiertas, me recuerdan que yo les he amado, y quien sabe, igual algún día regresen habiendo reflexionado y sientan el deseo de regalarme ese trozo que ocupará ese hueco.
¿Entiendes ahora por qué digo que mi corazón sí que es hermoso, que no perfecto?”
El joven permaneció en silencio y unas lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó suavemente al anciano, arrancó un trozo de su perfecto corazón y se lo ofreció.
El anciano lo recibió con una sonrisa y acto seguido lo colocó en su corazón. Luego a su vez arrancó un trozo de su corazón desgarbado y con él tapó la herida que había quedado abierta del joven.
La pieza encajó pero no a la perfección porque como los trozos no eran idénticos, los bordes eran perfectamente percibibles.
El joven miró su corazón que ya no lucia perfecto, pero ahora brillaba y era mucho más hermoso que antes; ahora el amor del anciano fluía en su interior.
Si te ha gustado esta fábula, puede que te interesen los siguientes libros que te aportarán sabiduría espiritual para tu desarrollo personal:

https://triskelate.com

LAS PENAS NO CURADAS DAÑAN NUESTRO CUERPO


Siempre es difícil. A menudo vivimos situaciones donde nos es complicado poder reaccionar: necesitamos un trabajo para poder vivir, y los estados de estrés casi siempre están asociadas a este medio, tampoco podemos controlar todos los acontecimientos negativos que nos llegan, la vida no es un camino donde todo esté previsto y donde la tranquilidad esté asegurada, pero debemos estar preparados, tener armas, habilidades personales para establecer límites, para decir en voz alta aquello que queremos, para mantener una autoestima bien reforzada donde no permitir dejarnos caer en el abismo de la indefensión.
Es normal sentir nervios, miedo, angustia, pero siempre en momentos puntuales y de modo pasajero. Si esas “emociones” persisten durante mucho tiempo nuestro cuerpo al final terminará quejándose y enfermando. Las penas interiores deben curarse, o al menos cicatrizar para poder seguir adelante con una correcta calidad de vida.
Las penas no curadas terminan manifestándose de alguna u otra manera en nuestro cuerpo. En nuestros vanos intentos por no hacerles caso a todas esas tristezas internas, estas optan por activar un mecanismo que las haga hacerse oír a través de nuestro cuerpo. A esto se le suele llamar “somatizar las emociones”.
Seguro que te ha pasado alguna vez: la urgencia por ir al baño cuando tenías un examen, ese nudo en el estómago cuando estabas aguardando una noticia, ese dolor en el pecho cuando alguien te hace daño con sus palabras o comportamiento.
Todo esto nos viene a demostrar de modo irrefutable que existe una clara unión entre cuerpo y mente. Si nuestra mente sufre, nuestro cuerpo experimenta también ese padecimiento. Es lo que en psicología llamamos “Trastornos psicosomáticos”; y todos, absolutamente todos lo experimentamos continuamente en mayor o menor medida.
Los trastornos psicosomáticos: cuando la mente padece
Los trastornos psicosomáticos suelen tener como base fundamental el hecho de tener que asumir emociones muy intensas, emociones que no podemos llegar a procesar y que las gestionamos de un modo negativo.
Pongamos un ejemplo: alguien que tiene un mal trabajo con un jefe que desprecia sus esfuerzos. La persona llegará a casa abatido, con cefaleas, posiblemente sufra insomnio, y puede que esta situación de estrés derive en una úlcera de estómago o en una depresión nerviosa.
Lo mismo pasa si nos rompen el corazón, por ejemplo, si dejamos una relación y no afrontamos de modo adecuado ese estado. La tristeza acabará alimentándose día tras día de nuestros pensamientos hasta atraparnos en la habitación oscura de cualquier enfermedad, dolencias que no tienen una base orgánica objetivada, enfermedades producidas por la mente. Penas no curadas que no hemos querido atender y mirar.
Pero veamos qué manifestaciones clínicas pueden producir los trastornos psicosomáticos:
·         Cardiopatías isquémicas: la tensión, la competitividad… suele derivar esta enfermedad.
·         Cefaleas tensionales: es la más frecuente entre la población general cuando tenemos un problema.
·         Asma bronquial: el estrés en general y ciertos estados emocionales pueden desencadenar crisis de asma.
·         Lumbalgias: el dolor de espalda a nivel lumbar es una de las principales causas de baja laboral, y, casi siempre, está asociado a problemas emocionales y tensionales.
·         Eczemas: consiste en la formación en la piel de vesículas y costras, con gran picor, y muchas veces asociado al estrés.
Abrir puertas es liberar las penas no curadas.
Siempre es difícil. A menudo vivimos situaciones donde nos es complicado poder reaccionar: necesitamos un trabajo para poder vivir, y los estados de estrés casi siempre están asociadas a este medio, tampoco podemos controlar todos los acontecimientos negativos que nos llegan, la vida no es un camino donde todo esté previsto y donde la tranquilidad esté asegurada…
Pero debemos estar preparados, tener armas, habilidades personales para establecer límites, para decir en voz alta aquello que queremos, para mantener una autoestima bien reforzada donde no permitir dejarnos caer en el abismo de la indefensión…
Es normal sentir nervios, miedo, angustia… pero siempre en momentos puntuales y de modo pasajero. Si esas emociones o penas no curadas persisten durante mucho tiempo nuestro cuerpo al final terminará quejándose y enfermando. Las penas interiores deben curarse, o al menos cicatrizar para poder seguir adelante con una correcta calidad de vida.
De nosotros depende abrir esas puertas. En nuestra mano está la propia felicidad. ¿Qué tal si empezamos a liberar todas esas penas no curadas que tanto tiempo hemos mantenido encerradas?
De nosotros depende abrir esas puertas. En nuestra mano está la propia felicidad.

https://consejosdelconejo.com



Síntomas de una limpieza energética. Por David Topí.


Cuando alguien nos hace una limpieza energética del tipo que sea, o nos la hacemos a nosotros mismos, existe generalmente un periodo de unos días durante el cual la mayor parte de esos cambios tienen lugar. Son días de “desintoxicación” e integración de nuevas energías e información en nuestros cuerpos sutiles. Estos cambios también pueden producirse de forma espontánea cuanto estamos atravesando una etapa importante de nuestra vida, intensa o especialmente movida.
El dejar ir ciertas energías acumuladas en nuestros campos energéticos y cuerpos sutiles que ya no nos sirven y reemplazarlas por otras nuevas energías más elevadas produce el efecto de “actualización de datos”, por hacer una analogía con un ordenador al cual le estamos instalando las versiones más recientes de los programas, o incluso un nuevo sistema operativo.

Diferentes niveles de actuación

A pesar de que cuando se hace un trabajo energético sobre alguien se procura que estos cambios y actualizaciones se hagan con la menor incomodidad posible para el sujeto que los recibe (la limpieza se hace a través del Yo Superior de esa persona) pueden aparecer ciertos síntomas durante este periodo que es bueno conocer, y saber que están siendo debidos a una mejora en nuestro sistema energético.

Trabajo a todos los niveles
De todas maneras, puesto que todos somos completamente diferentes, algunos no notarán nada en absoluto, mientras que otras personas percibirán una o varias de las cosas que os explico más adelante. También habéis de saber que el reajuste se produce a todos los niveles: emocional, mental, espiritual y por último físico, por lo que hay quien no siente nada hasta bastante tiempo después de haber recibido esa limpieza.
Todas las áreas de nuestra vida de una forma u otra se van a ver afectadas por un reajuste de estas características, ya que un trabajo así produce una curación y una elevación de nuestra frecuencia, una eliminación de cosas que ya no nos sirven y un rebalance de todos los niveles de nuestro ser. Cuanto más profunda es esta limpieza, más cosas se remueven y más efectos positivos tiene una vez esta se ha completado.
Algunos síntomas o sensaciones
Os comento brevemente lo que podemos encontrarnos en cada uno de los niveles de nuestro ser cuando estamos removiendo esas energías antiguas y reemplazándolas por nuevas.
§  Limpieza física del cuerpo
Síntomas parecidos a un pequeño resfriado o gripe: dolor de cabeza, algo de fiebre, picor en la garganta, tos, etc. También algunas molestias físicas menores. Simplemente el cuerpo está intentando eliminar toxinas y energías estancadas allá donde las tenga, lo cual se traduce en la necesidad de expulsar a nivel físico todo aquello que ya no nos sirve.
Para reducir las molestias es recomendable disfrutar de paseos al aire libre, hacer ejercicio, y beber litros y litros de agua, comer más sano, descansar más, etc. La idea es simple, ayudar a nuestro cuerpo a recuperar el balance y recargarse con las nuevas energías lo antes posible. Nada que resulte extraño.
§  Purificación emocional
Emociones fuertemente arraigadas pueden aparecer sin razón alguna: rabia, enfados, frustración, tristeza, etc. Estas emociones salen a la luz porque han estado reprimidas o medio tapadas durante mucho tiempo y al hacer la limpieza las estamos eliminando. Procura no sentirte afectado por lo que estás “sintiendo”, no te culpes o trates de buscar causas más allá del dejar que esas emociones agoten su carga emocional y por fin se desprendan de tu cuerpo emocional para siempre.
Para facilitar el proceso, aprende a relajarte, meditar, respirar calmadamente, darte baños relajantes, disfrutar de las cosas, etc. El objetivo es dejar ir esas emociones con la mayor suavidad posible.
§  Purificación mental
Patrones de conducta, pensamientos antiguos, hábitos y costumbres que creíamos desterradas pueden volver a salir a la superficie. A veces podemos volvernos de nuevo adictos a comer algo sin parar, a fumar, a beber algo, etc. Es el mismo proceso que antes. Aquello que teníamos medio enterrado en nuestro cuerpo mental está saliendo por fin a la superficie y disipándose, haciéndonos sentir de nuevo en el momento esos efectos que en su día nos causaron. También todo tipo de pensamientos negativos (culpa, abuso, juicio constante a los demás, victimización, etc.) pueden volver a salir durante el proceso de limpieza. Recuerda, estamos barriendo la casa, y no metemos el polvo debajo de la alfombra de nuevo, sino que lo sacamos del todo para que no vuelva a molestarnos.
No seas duro contigo mismo cuando te notes sintiendo estas cosas. Simplemente reconocerlas, validarlas, y dejarlas ir es lo que hay que hacer. Cambia tus impulsos de hacer algo “dañino” por otra cosa que te haga sentir mejor. Se gentil contigo mismo/a, haz cosas que te hagan sentir bien, repite afirmaciones positivas, medita, escucha música, etc.
§  Purificación espiritual/cuerpo causal

Tus creencias pueden removerse hasta sus más profundos cimientos. La forma en la que ves el mundo puede cambiar, todo lo que creías que era de una forma poco a poco resulta que es de otra. Tu forma de entender como funcionan las relaciones entre la gente, las religiones, lo que es importante para ti mismo, lo que creías que era sólido como una roca, todo puede darse la vuelta cuando hay una limpieza profunda de energías estancadas a nivel espiritual.
Cuando esto ocurre, es como si nos abrieran los ojos, como si nos dieran acceso a otro plano de visión más elevado desde el cual vemos las cosas de diferente manera. Nuevas revelaciones e intuiciones vienen y van, nuevas ideas reemplazan a las antiguas. Nuestro mundo se transforma y podemos sentirnos desorientados mientras esa transformación va teniendo lugar.
Para mitigar esos efectos, habla de todo esto con aquellas personas que puedan entenderte o hayan pasado por algo parecido, lee libros que incrementen tu visión “espiritual” de la vida, escucha música que te transporte a frecuencias más elevadas y te hagan sentir bien, y cuida mucho de ti mismo/a. El proceso de transformación de viejas creencias y limitaciones es normal, y no tiene porque ser dramático, de nuevo, solo estás dejando ir lo que ya no te sirve para alcanzar un nuevo nivel.
Si estás en medio de un proceso de limpieza energética, siguiendo alguna terapia, y te ves reflejado en algo de todo esto, date cuenta que es normal, que es un periodo de cambio positivo y que una vez hayas integrado todas esas nuevas energías te sentirás mucho mejor y renovado.

http://davidtopi.com


Los 53 Sutras de Sidharta Gautama Buda. Parte I y II.Por Triske


Los Sutras son frases, afirmaciones esenciales, que llevan implícita o explícita una verdad que debe ser develada a través de la reflexión.
No son frases para recordar, son ideas para reflexionar e internalizar, y adaptar al comportamiento diario. Gautama Budha dejó 53 Sutras en su obra Dhammapada, los que en conjunto forman toda su doctrina. 
Sutra 1: Él observa; tiene claridad. El necio duerme como si ya estuviera muerto, pero el maestro está despierto y vive para siempre. Él observa. Tiene claridad. (Budha). Todo está a nuestra vista o dentro de nuestro corazón; lo único que necesitamos es aprender a observar. Al observar, surge la claridad porque te vuelves más delicado, más concentrado, más enfocado. Sé sabio y observa, no hables, sólo observa y aprende.
Sutra 2: Veloz como una carrera hípica.Atento entre los despreocupados, despierto mientras otros duermen, veloz como una carrera hípica, deja a sus competidores atrás. (Budha). Un iluminado vive la realidad tal como es en su esencia, los demás sueñan. Te convertirás en un ser más objetivo, para ti y los que te rodean. Y sacarás ventaja de esta transformación en tu vida diaria.
Sutra 3: Pensamientos descarriados. Así como el arquero talla y pone sus flechas rectas, el maestro dirige sus pensamientos descarriados. (Budha). ¿Quién gobierna tu vida, tú o tus sueños? Los sueños son deseos expresados en lenguaje humano, pero no existen en la realidad. Si no te dominas, si no dominas tus propios pensamientos, ¿a quién pretendes dominar entonces? Debes aprender a soñar para poder delinear el futuro y vivir la vida tuya propia, pero nunca olvidar que los sueños, sueños son.
Sutra 4: Sólo el amor disipa el odio. Esta es la ley, ancestral e inagotable. (Budha). La luz disipa la oscuridad, y la oscuridad es el odio. ¿Cómo ganar la luz? A través de la meditación. Deja tu mente en blanco. desapégate de los resultados que generan odio. Gana el silencio, así entrará la luz en ti y el odio te será indiferente. Estamos muy acostumbrados a odiar en nuestra vida, y eso sólo refleja nuestra insatisfacción por haber firmado un contrato que después de los años reconocemos dañoso: el contrato del Ego, del condicionamiento, del sometimiento a las normas de otros. Vaciemos la mente, busquemos el origen de nuestro odio, y encontraremos la paz. La gran sorpresa será descubrir que no odiamos a los demás sino a nosotros mismos.
Sutra 5: ¿Cómo puedes pelearte? La vida es muy corta como para gastarla inútilmente peleando. Mejor usa tu tiempo y tu energía en meditar para ganar la felicidad. Transfórmate en luz entrando en el silencio de la mente. En la muerte todos nos nivelamos.
Sutra 6: Más allá de juicios Una mente más allá de los juicios observa y comprende. (Budha). No entres en consideraciones de qué está bien y qué está mal, porque si lo analizas estarás dividido, te convertirás en un hipócrita. Elije una actitud de atención consciente, simplemente observa ambas opciones, pero no elijas. Simplemente observa.
Sutra 7: Sin duda necio El necio que reconoce serlo es muy sabio. El necio que se cree un sabio es sin duda un necio. (Budha). Al necio sólo le interesa una cosa: su ego.
Sutra 8: Ni elogios ni culpas El viento no puede agitar una montaña. El elogio ni la culpa mueven al hombre sabio. (Budha). Ser sabio no consiste en tener conocimientos. Ser sabio significa realizar algo con tu consciencia. La sabiduría es experiencia, no creencia. Es una experiencia existencia, no una referencia. La creencia es una proyección de la mente tramposa; te da la sensación de saber, sin saber.
Sutra 9: Intacto. Desapegado… Felicidad o tristeza; cualquiera que te acontezca, sigue tu camino intacto, desapegado. (Budha). Observa la vida como si le estuviera sucediendo a otra persona. El sabio muere y sigue observando su cuerpo muerto; si puedes hacerlo, has ido más allá de la muerte.
Sutra 10: En un bosque vacío Aun estando en un bosque vacío él encuentra disfrute porque no desea nada. (Budha). Debes perseguir la libertad, ese estado de conciencia libre de todo deseo, no encadenado a ningún deseo, no presa de ninguna avaricia. Debes llegar al estado de no-mente, esa vaciedad positiva, libre, espaciosa, ilimitada. Si llegas a ella, disfrutarás. Vaciar tu mente es equivalente a ir vaciando una habitación: mientras más muebles saques, más espaciosa te parecerá
Sutra 11: Palabras huecas Mejor que mil palabras huecas es una palabra que aporta paz. (Budha). Debes luchar en contra de tu mente; está más interesada en el conocimiento que en la sabiduría. El amor y todo lo bello no necesita información, necesita observación y consciencia.
Sutra 12: Conquístate a ti mismo Es mejor la conquista de uno mismo que ganar mil batallas. Así, la victoria será tuya. Ángeles ni demonios, cielo ni infierno te la pueden arrebatar. (Budha). Me voy tal como llegué: con las manos vacías.
Sutra 13: Presto para hacer el bien Sé diligente para hacer el bien. Si eres lento, la mente, deleitándose con su maldad, te atrapará. (Budha). La mente tiene miedo de hacer el bien, porque el bien sólo puede hacerse en estado de carencia de ego. El bien es una consecuencia del estado de No-mente.
Sutra 14: Todos aman la vida Todos los seres tiemblan ante la violencia. Todos temen la muerte. Todos aman la vida. (Budha). La violencia no es natural, por lo tanto, no hay que practicarla. La muerte forma parte de lo desconocido, por eso es temida. La vida es amada, por lo tanto, glorifícala.
Sutra 15: Arde y sé veloz Como un noble caballo rápido bajo el látigo, arde y sé veloz. (Budha). Sé como un caballo noble: despierto, atento, observador. La llama de la verdad está dentro de ti, búscala y encuéntrala, así como el caballo noble encuentra el camino.
Sutra 16: El hombre ignorante El hombre ignorante es un buey. Crece en tamaño, no en sabiduría. (Budha). El conocimiento es una cosa que te prestan los demás, la sabiduría se desarrolla en ti. La sabiduría es interior, el conocimiento exterior.
Sutra 17: Enderézate Para enderezar lo torcido primero debes hacer algo más difícil: enderézate a ti mismo. (Budha). Es muy difícil ver las faltas propias, porque nunca te miras a ti mismo; estás constantemente en lo externo mirando a los demás.
Sutra 18: Tú eres el origen, La maldad es tuya, el pesar es tuyo. Mas la virtud y la pureza también son tuyas. Tú eres el origen de toda pureza y de toda impureza. (Budha). Si para ti eres una flor, tu fragancia tendrá que liberarse; les llegará a los demás. Si para ti eres una espina, ¿cómo puedes ser una flor para los demás?
Sutra 19: Fuera de la ley. No vivas en la distracción y los falsos sueños del mundo, fuera de la ley. (Budha). Vive en el mundo, pero no a través de la mente. No permitas que el pasado o el futuro se interpongan entre tú y la realidad.
Sutra 20: La simple enseñanza. Gobiérnate a ti mismo según la ley. Esta es la simple enseñanza de los que están despiertos. (Budha). El río ya se encuentra fluyendo hacia el océano; simplemente déjate fluir con él. Tampoco necesitas nadar; déjate flotar y llegarás al océano.
Sutra 21: Gozosamente Aquel que desea despertar realiza sus deseos gozosamente. (Budha). En la terminología de Buda, deseo es mente. Si despiertas mediante la meditación (es decir, el encontrarse a si mismo) podrás vivir el presente, el aquí y ahora, a plenitud, escapando del futuro inexistente. El futuro es una trampa de la mente. Pensar en el futuro nos hace evadirnos de la realidad.
Sutra 22: Entre los preocupados Vive en el gozo, en paz, aún entre los preocupados. (Budha). Tú no puedes cambiar al mundo, por lo tanto, no te empeñes en hacerlo. Vive tu vida propia, no la de los demás. Preocúpate de tu verdadera riqueza, la del espíritu.
Sutra 23: Libertad, Libérate de los apegos. (Budha). Si no te aferras a nada, ¿cómo puedes ser infeliz? No te aferres a las cosas o a las personas porque ellas cambian, y muchas veces lo hacen en direcciones distintas a las que esperabas. Entrega amor por el amor mismo, por lo que te beneficia a ti, no por la recompensa que pudiera traer esa entrega. No te apegues a nada, ni tampoco te conviertas en un vagabundo; simplemente, vive tu propia vida. Se sabio en tu vivir.
Sutra 24: Superación. Con amabilidad supera la ira. Con generosidad supera la mezquindad. Con la verdad supera la decepción. (Budha). Transforma lo negativo en positivo. La sociedad te prepara para lo negativo, te reprime, te empuja por los caminos de la represión. Una persona inteligente no le sirve a la sociedad, ya que lo que necesita son personas obedientes, no inteligentes. Vive tu vida inteligentemente.
Sutra 25: Más allá de la pena. Los sabios no dañan a nadie, son maestros de sus cuerpos y se dirigen al país sin límites, van más allá de la pena. (Budha). Sabio no es el que sabe mucho sino el que comprende mucho. No es el instruido sino el consciente. Transformable en sabio. Cuando vivas tu vida, usa la sabiduría no la erudición. Que sea el corazón el que te guíe, no la mente.
Sutra 26: La hoja amarilla Eres como la hoja amarilla. Los mensajeros de la muerte están cerca. Vas a realizar un largo viaje. ¿Qué llevarás contigo? (Budha). En la terminología de Buda, la hoja amarilla representa la muerte. Las únicas cosas importantes de la vida son el nacimiento y la muerte. El primero ya pasó, así que ¿para qué pensar en eso? La muerte está por llegar, en cualquier momento. No avisa. ¿Qué has hecho entre esos dos acontecimientos? ¿Perdiste el tiempo cabalgando en el ego y cayendo en las trampas de la mente? ¿Te has preparado para el acontecimiento más importante de tu vida, el único que es tuyo propio, el único que vas a interpretar tal cual tú eres?
Sutra 27: Viaja en solitario El no se entretiene con aquellos que tienen un hogar ni tampoco con los descarriados. No queriendo nada, viaja en solitario. (Budha). La vida es insegura por naturaleza propia, por lo tanto, es de simple lógica: aquellos que quieren estar más vivos, tienen que vivir en la inseguridad. Cuanto mayor sea tu inseguridad, mayor será tu vitalidad; cuanto mayor sea la falacia que conocemos como seguridad, menor será tu vitalidad. Y para vivir la inseguridad y dominarla hay que vivir en la soledad; hay que aprender a vivir con uno mismo.
Sutra 28: Haz tu trabajo, Vive en el amor. Haz tu trabajo. El universo te creó para que seas creador. Te asignó la tarea de ser y hacer cada vez mejor. Ese es tu trabajo, y a ti te corresponde elegirlo: pintarás, levantarás casas y puentes, dirigirás legiones, tú debes elegir lo que seas tú mismo. Pero nada se logra si esa elección no se hace en un ambiente de amor, de negación del ego. Debes hacer tu trabajo en la soledad, rodeado de la belleza del silencio, sin pesares ni sufrimientos.
Sutra 29: No está en el cielo. El camino no está en el cielo. El camino está en el corazón. (Budha). No busques fuera de ti. No sigas a los que dicen ser el camino. Sigue tu propia consciencia, busca tu propio Yo, y se tú mismo. Todo va y todo viene, todo llega y todo pasa. La vida es un flujo siempre cambiante; la consciencia es lo único inamovible, eterno. Busca tu propia consciencia y ganarás la libertad. Todo está dentro de ti.
Sutra 30: Despierto para siempre. Todo surge y desaparece. Pero quien despierta, lo hace para siempre. (Budha). Tienes 2 maneras de vivir: cayendo o creciendo. Caer es fácil porque te ayuda la gravedad, la sociedad, la multitud, los que te acondicionan. Para caer basta con dejarse estar, dejarse dirigir, ser obediente. Pero crecer es difícil. Para crecer hay que desobedecer, hay que vencer el ego, vencerse a uno mismo, evolucionar. Hay que ser un solitario, un individualista. El ser humano es el único que desarrolló una consciencia; todos la tenemos, pero pocos la buscan y encuentran. Si emprendes el camino y logras conocerte y vivir tu propia vida, vivirás para siempre.
Sutra 31: El camino de la ley Si determinas tu rumbo por la fuerza o con prisa, te pierdes el camino de la ley. (Budha). La fuerza o la prisa están marcadas por el Ego. Siempre quiere salir con la suya; quiere dominar. Y al hacerlo, nos domina a nosotros. Si nos dejamos llevar por el Ego, entonces no podremos vivir en forma relajada, no podremos vivir existencialmente. El Ego ahoga nuestra capacidad de sentir, de ser conscientes, y si lo aceptamos y no luchamos contra él, no podremos vivir la belleza que la existencia nos tiene preparada. No podremos disfrutar ni de la belleza ni del amor ni de nada que signifique bendición en nuestra vida.
Sutra 32: Sin apresuramiento Tranquilamente considera qué está bien y qué está mal. Aceptando todas las opiniones por igual, sin apresuramiento, sabiamente, observa la ley. (Budha). No pienses, no juzgues, observa el devenir de tu vida y lo que la afecta. Se un testigo, aunque seas participante. La vida es lo que es y debes aceptarla. Luchar contra lo que te incomoda significaría que el Ego está triunfando, y si te dejas llevar perderás la consciencia de tu existencia.
Sutra 33: Amoroso y sin miedo Permanece en silencio, amoroso y sin miedo. (Budha). El silencio es el alimento de la soledad, y es el que debes comer. La soledad es tu compañera, goza con ella. No tengas miedo porque el miedo viene del Ego y se origina en una mala interpretación de la muerte. Debes ser solo y vivir tu vida silencioso, y lleno de amor. En la medida que el amor te colme, perderás el miedo porque anularás el Ego.
Sutra 34: Silencio El silencio no puede hacer de un necio un maestro. (Budha). Aunque debes permanecer en silencio, no es el silencio el que te dará sabiduría sino la consciencia. El silencio solamente te permitirá observar mejor, ser un mejor testigo. Pero no te dará conocimiento. Sólo la llegada a niveles superiores de consciencia te hará un Maestro y enriquecerá tu vida.
Sutra 35: Grato ser libre Mira hacia adentro: como asciende y desciende. ¡Que felicidad! ¡Que agradable ser libre! (Budha). La libertad viene mediante la Meditación. Al meditar desciendes a las profundidades de tu Yo, y desde ahí vuelves con un nivel más alto de consciencia. Meditando te vas haciendo libre. Mientras más Medites, más grata será tu vida y más disfrutarás de tu libertad.
Sutra 36: El camino resplandeciente Todo surge y desaparece. Una vez comprendes esto, estás por encima de la pena. Es el camino del resplandor. (Budha). Todo es cambio. La vida es cambio. Todo surge, se desarrolla, y desaparece. Todo tiene su propio camino, su propia manera de ser. Por lo tanto, no te alteres ni preocupes porque lo que ahora te acongoja mañana te hará feliz; y lo que hoy te da felicidad mañana será tu fuente de tristeza. Vive como un espectador, no como un participante.
Sutra 37: El camino de la luminosidad La existencia es tristeza. Compréndelo y ve más allá de la aflicción. Ese es el camino de la luminosidad. (Budha). Al existir quieres tener. El apego nace del solo hecho de existir. Y el apego trae tristeza porque es pasajero. Toma las cosas, las personas, vive las circunstancias, pero no te apegues a ellas. Sólo disfrútalas. Simplemente vive.
Sutra 38: Palabras Controla tus palabras. (Budha). La mente está llena de palabras, las más de las veces innecesarias. Acostúmbrate a pensar lo necesario y a hablar lo mínimo. Se concreto. Se telegráfico. Habla lo necesario, lo que tenga sentido. Recuerda siempre que las palabras tienen poder y que ese poder puede volverse en contra tuya.
Sutra 39: Pensamientos Controla tus pensamientos. (Budha). Los pensamientos están en tu mente, y son un caos. Van y vienen sin ningún sentido. Inventas cosas o las interpretas y tus pensamientos vuelan solos. Tus pensamientos son tus carceleros. Piensa solamente cuando quieras hacerlo. Aprende a conectarte y a desconectarte. La Meditación consiste en aprender a desconectarte y a dejar tu mente en vacío, sin pensamientos.
Sutra 40: Aturdido y distraído La muerte sorprende al hombre que, aturdido y distraído por el mundo, sólo se preocupa de su rebano y sus hijos. La muerte lo atrapa como una riada que arrasa una aldea dormida (Budha). Vivimos rodeados de cosas pequeñas, de pequeños logros alimentados por el Ego. Generalmente no vivimos, sólo respiramos. Debemos vivir en alerta y preocupados por lo importante. Debemos conocer qué es lo que quiere nuestro Ser y hacia allá dirigirnos. Si no, cuando llegue la muerte y miremos hacia atrás, veremos la nada: nada hemos hecho en esta vida, y todo aquello que nos enorgulleció, no lo podemos llevar. No ha servido de nada el vivir.
Sutra 41: Atado para siempre Si eres feliz a expensas de la felicidad de otro, estás atado para siempre (Budha). La felicidad a costa de otro no es felicidad, es posesión. Todo lo que poseas aquí, es a expensas de otro, y por lo tanto es una posesión manchada. Para ser feliz debes saber disfrutar, y el verdadero disfrute se da en la libertad y en la inseguridad, de uno mismo, no de otra persona. Desapégate, piensa y vive sólo en la acción, no en el resultado.
Sutra 42: Largo es el camino. ¡Y qué largo es el camino para el viajero, errando a través de tantas vidas! Permítele descansar, no dejes que sufra, no lo dejes caer en el sufrimiento. (Budha). Vives tantas vidas y todas al mismo tiempo… con seguridad debes estar cansado. Si vivir la propia cansa, imagina cómo cansará vivir las vidas ajenas. Descansa, que la felicidad nace en un corazón descansado.
Sutra 43: Siéntate. Descansa. Trabaja. Zazen significa estar sentado, sin hacer nada. (Budha). Deja que estas tres palabras se sumerjan en tu corazón y permitan que sigas adelante. Estás detrás de un paraíso; lo encontrarás sentado, relajado, y trabajando en tu propio yo.
Sutra 44: Polvo en el camino Haz lo que tengas que hacer resueltamente, con todo tu corazón. El viajero que duda, únicamente levanta polvo en el camino. (Budha). Sólo existe una manera de avanzar, y es con el corazón. Con la mente no puedes hacerlo porque son muchas, y es mucha carga. Para avanzar es sin dudas, y la duda habita en la mente, no en el corazón. La duda te mantiene fragmentado; sólo el corazón te une.
Sutra 45: Sosiégate Si no puedes sosegarte, ¿qué podrás aprender jamás? ¿Cómo llegarás a ser libre? (Budha). Afronta tú solo tu vida y tu realidad, y hazlo en paz contigo mismo y con los demás, con tu pasado. Debes buscar y lograr la paz si quieres caminar. El que pretende avanzar por caminos pedregosos, por precipicios, y lo hace inquieto, se desbarranca. Lo pierde todo. Si no tienes paz, ¿cómo esperas ser libre?
Sutra 46: El camino verdadero Observa lo que es. Observa lo que no es. Sigues el camino verdadero. (Budha). Caminar por el camino de las interpretaciones y los decires es caminar por un camino falso, que te lleva adonde los otros quieren que llegues, no donde quieres ir tú. Para seguir el camino correcto debes identificar la realidad tal cual es, no la que aparece tras cristales. La realidad es lo que es, no lo que parece. Ese es el camino.
Sutra 47: Vivir arduamente Es dulce vivir arduamente y ser dueño de ti mismo. (Budha). ¿Subirías al Everest en helicóptero? Sería más fácil pero no más placentero. La vida hay que vivirla, no mirarla. Y eso sólo lo hacen los que viven vidas propias, no vidas ajenas.
Sutra 48: la sabiduría es dulce La sabiduría es dulce y también la libertad. (Budha). No gastes tu tiempo en cosas que son innecesarias. Piensa en lo esencial, en lo intrínseca y no te inquietes por lo accidental.
Sutra 49: Sé libre Sé un Maestro en todo lo que haces, lo que dices, lo que piensas Sé libre. (Budha). Si haces, dices o piensas lo de otro, ¿para qué sirves entonces? ¿Acaso viniste a este mundo para ser un esclavo? Tú eres único y especial, pero si solamente repites… ¿Qué es lo especial en ti?
Sutra 50: Abandona tus pesares Oh esclavo del deseo, flota con la corriente. O si no, abandona tus pesares en el camino. (Budha). Puedes abandonarlo todo, riquezas, familia, amores, pero no puedes abandonar tus pesares, tus penas. Ya las llevas dentro de ti, forman parte de ti. Al final, tú eres tus penas. ¿Te has preguntado para qué? ¿Acaso te gusta sufrir? ¿Viniste aquí a sufrir o a ser feliz? Así como te apegas a tus penas, ¿por qué no te apegas a tu felicidad?
Sutra 51: Para no perturbar tu sosiego Para no perturbar tu sosiego, no rechaces lo que te dan, ni tiendas la mano para tomar lo que dan a otros. (Budha). Crees que el mundo te debe algo, pero no te debe nada. Todo lo que has hecho lo has hecho por ti, no por los demás. Crees que te has matado por tus hijos, por la patria, por tu Dios, pero en realidad lo has hecho por tu Ego y por tu ignorancia. Nadie te pidió nada. Date cuenta de esto y no dejes que el no recibir aplausos ni agradecimientos te perturbe. Simplemente, todo está en la normalidad de la vida.
Sutra 52: Observa Aquieta tu mente. Reflexiona. Observa. (Budha). Lee estos Sutras y reflexiona. Mil flores se abrirán a tu paso: libertad, dicha, verdad, sabiduría, inocencia, pureza. Verás que la primavera serás tú. Mira tu vida desde afuera, como observador, no como protagonista. Estate quieto, y sé testigo. Sólo testigo, sólo un testigo consciente, que todo lo demás te llegará por la acción del Universo.
Sutra 53: Sammasati, descubrir al Budha Todo lo significativo está contenido en una sola palabra: Sammasati. (Budha). Buda no es un Dios, ni pretende ser su hijo. Es sólo un hombre que anduvo un camino y nos legó el plano para que lo recorramos nosotros. No ha habido un solo Buda, ha habido miles, muchos de ellos desconocidos para el mundo. Cualquiera que haya despertado merece ser llamado Buda. Cualquiera que haya descubierto su propia vida y la haya seguido, que haya renunciado a ser un obediente, que haya anulado a su Ego, en un elegido a ser un Budha. Pero nadie lo eligió: él se eligió a sí mismo. Eso es Sammasati, es elegir, caminar, y llegar

 https://triskelate.com