lunes, 25 de septiembre de 2017

El atractivo de lo prohibido. Por Marta Guerri

¿Quién no conoce la historia de Adán, Eva, y la manzana? El atractivo de lo prohibidoes algo que siempre conviene tener presente, y que podemos encontrar en multitud de discusiones sobre problemas del día a día. Hoy, hablamos de ello.

La prohibición durante la infancia despierta la curiosidad

Los niños son curiosos por naturaleza, y es esa curiosidad la que les lleva a descubrir el mundo que les rodea y experimentar cosas nuevas. Y, sin duda alguna, esto es algo que forma parte del aprendizaje humano, y no debería limitarse.
Por tanto, la curiosidad de los niños es un instinto básico para aprender, conocer el mundo, crecer, madurar y, por lo tanto, para mejorar la capacidad de supervivencia. De ahí que nadie debiera tratar de limitar la curiosidad de un niño (salvo casos peligrosos, claro).
Durante esta etapa, tratar de prohibir algo, solo generará que se despierte un mayor interés por lo prohibido, porque no solo se estará satisfaciendo la curiosidad de hacer eso que está prohibido, sino que también se descubrirá qué sucede al hacer algo prohibido.
Así pues, durante esta etapa, lo más recomendable no es prohibir nada al niño, sino generarle alternativas. Y es que, durante esta etapa, lo que no se nombra, no existe (o, por lo menos, no despierta interés en el pequeño).
Mientras más le digas que no pinte las paredes, más atractivo le parecerá pintar las paredes. Sin embargo, si la primera vez que las pinta no haces mucho caso y, en lugar de ello, le muestras papeles y otros lugares donde pintar, es probable que lo elija (siempre y cuando se lo plantees como algo interesante).

Las prohibiciones durante la adolescencia

Durante la adolescencialo que hará el joven es tratar de autoafirmarse. Es un proceso en el que está tratando de conocerse y descubrirse a sí mismo, y necesita distanciarse de los patrones paternos y destacar la diferencia respecto a ellos, definiendo un camino propio.
Es aquí donde se madura el carácter y la personalidad que se veía de forma incipiente en la etapa infantil, y es importante que el joven tenga posibilidades para crear su propio espacio y decisiones, para “crearse a sí mismo”.
En esta etapa, desafiar las prohibiciones es una forma cómoda de distanciarse de los padres, que le inculcaron ciertos cánones desde pequeño. Es por ello que lo prohibido se hace más atractivo, porque es la forma más rápida y cómoda de autoafirmarse frente al otro.
Durante esta fase, la prohibición difícilmente conseguirá nada. Es por ello que es mejor optar por la negociación, y siempre respetando el hecho de que el joven sea una persona diferente y única.
Respetar su individualidad, su opinión y su decisión es una buena forma de iniciar una negociación. Sin embargo, a la vez, hay que recordarle que las decisiones tienen consecuencias y que, una vez uno es un individuo completo, tiene que hacerse cargo de ellas y ser responsable.
Desde este tipo de negociaciones es mucho más probable alcanzar algún punto de acuerdo entre el joven y el adulto que desde la simple prohibición.
Te puede interesar: Amores prohibidos

La libertad en los adultos

La edad adulta es, por definición, la etapa de libertad, madurez y responsabilidad. Es aquí cuando la persona decide su proyección en la vida de forma completamente libre y se independiza de sus padres.
En este punto, nadie tiene derecho a decidir nuestra trayectoria, y nosotros tampoco tenemos derecho a decidir la trayectoria de los demás. Es por ello que hablamos de una etapa de respeto e individualidad, pero también de libertad y responsabilidad.
Como es natural, durante esta etapa, la prohibición genera un rechazo natural hacia quien ejerce dicha prohibición, y también un atractivo hacia lo prohibido, como una forma de demostrar que somos dueños de nuestra vida y que nadie debe sobreponerse a nosotros.
Durante esta etapa no hay que prohibir nada, tampoco. Y, de hecho, aunque se planteara una prohibición, es probable que no se consiguiera absolutamente nada, porque el adulto es libre de tomar las decisiones que considere oportunas.
Sin embargo, la libertad implica responsabilidad. Esto significa que, si el adulto en cuestión prefiere la libertad de hacer algo que nos disgusta, quizá debe aceptar que la consecuencia de ello es que nosotros nos distanciemos.
No todas las decisiones son respetables desde nuestros cánones morales. Y, aunque no somos quienes para cuestionar las decisiones de esa otra persona adulta, sí tenemos derecho a cortar relaciones con quienes toman decisiones que atentan contra nuestra moral (o que, directamente, nos afectan negativamente).
Como puedes ver, el atractivo de lo prohibido es algo que no se puede ignorar. Cualquier tentativa de prohibir algo, hará que resulte más interesante de lo que habría sido de un buen principio. Por ello, conviene encontrar estrategias alternativas para evitar que alguien haga algo que no queremos que haga.

Blog de Psicoactiva


LOS CINCO RECUERDOS. Por Judit.


Extraemos para todos vosotros quien es Buda y su oración de Los Cinco Recuerdos:
El Buda no era un Dios ni profeta de Dios, tampoco se declaró; como un Ser divino. En el Budismo no existe el concepto de un Dios creador. El Buda fue un ser humano quien, a través de esfuerzos tremendos, se transformó; y trascendió; su limitación humana creándose en el un nuevo orden de Ser: Un ser Iluminado.
A este estado tradicionalmente se le denomina “Iluminación” y es la esencia de la enseñanza budista. Todas sus doctrinas y prácticas están hechas para ayudar al ser humano, hombre o mujer, a llegar a su propio potencial de Iluminación.
Desde los tiempos del Buda muchos otros hombres y mujeres también han alcanzado el estado de iluminación, sin embargo, el título de “el Buda” se reserva generalmente para el pionero, Siddharta Gautama, el hombre que descubrió el sendero a la iluminación y que indicó el camino para que otros lo siguieran.
1. Envejeceré.
2. Este cuerpo conocerá la enfermedad.
3. No hay forma de escapar a la muerte.
4. Todo y todos cambiamos.
5. Todo lo que tengo son mis actos.
En la versión de Thich Nhat Hanh:
Soy de la naturaleza para envejecerme.
No hay ninguna manera de escaparme de la vejez.
Soy de la naturaleza para enfermarme.
No hay ninguna manera de escaparme de la enfermedad.
Soy de la naturaleza para morirme.
No hay ninguna manera de escaparme de la muerte
Todas las cosas que tengo y todas las personas que amo,
Son de la naturaleza para cambiarse.
No hay ninguna manera de escaparme de su separación.
Las acciones son mis pertenencias verdaderas,
No puedo escaparme de las consecuencias de mis acciones.
Son las bases en las cuales me plantean.
Entonces, confío totalmente en
la compasión de Buda,
la sabiduría del Dharma,
y la asamblea del Sangha.

Puedo realizar mi naturaleza verdadera
Para que libere a otros seres del sufrimiento. (Haga una reverencia)

Ayurveda del Tibet


7 Claves para reconocer y trascender el EGO por Wayne Dyer.Por Triskel


El Ego es esa parte de nosotros que pretende mantener el control para nuestra propia seguridad. El problema es que este se construye a lo largo de nuestra vida por situaciones que en su momento supusieron una amenaza, y con nuestras pocas herramientas, creamos una coraza que en la vida adulta nos perjudica.
Wayne W Dyer  define 7 claves para reconocerlo, y vamos a analizarlas en este post.
1. El Ego es tu yo falso
Es una construcción mental del personaje que nos creamos para esta encarnación, es la identificación de uno mismo con su cuerpo y su personalidad creada. Pero no somos eso.
Somos seres espirituales con un largo bagaje, mucho más largo que los años que actualmente tenemos, somos un alma que sabe lo que quiere y a lo que ha venido, y no debemos olvidarlo.
 2. El Ego te quiere aislado
El Ego nos define como individuos separados de los demás, separados de la misma forma de lo divino. Para el EGO estamos solos en una lucha constante por los recursos tanto materiales como emocionales.
Cada experiencia que vivenciamos como de separación, le da carnaza al EGO y alimenta la idea de que hay que protegerse de todo lo externo.
Sólo cultivando el sentimiento de unidad anularemos este mensaje del EGO.
 3. El Ego te convence de que eres alguien especial.
Y que debe ser reconocido, y así nos pegamos la vida esperando un reconocimiento y dejándonos seducir por aquellos que nos confirman lo especiales que somos.
Esto es vivir desde el EGO, cuando vivimos desde la certeza de que somos seres espirituales, nos damos cuenta de que no somos ni más ni menos que el resto de criaturas existentes.
Todos somos especiales, cada uno en su momento evolutivo, cada uno con su mochila, cada uno con su propósito, todos hermanos.
 4. El Ego se ofende con prontitud
Al identificarnos con el personaje, nos sentimos ofendidos cuando no se cumplen las expectativas que tenemos de cómo debemos ser tratados por los demás. Es un juego de egos y nada bueno puede salir de él.
Cuando entendemos que quien tenemos enfrente es otro ser espiritual que tiene que bregar con su propio ego y con su misión de vida, entendemos que no importa lo que haga, que no importa lo que proyecte hacia nosotros (lo que en palabras del Ego sería, “lo que nos hace el otro”) porque no tiene que ver con lo que realmente SOMOS
5. El Ego es cobarde
Juega con el miedo que es su máxima expresión y su mejor herramienta. Miedo al dolor, a la separación, a la muerte, a los demás…. Todo ello es falso, tal como nos lo vende el Ego.
El alma, el ser espiritual, no teme, del dolor aprende hasta que ya no lo necesitamos más y aprendemos desde donde verdaderamente debemos aprender, desde el amor.
La separación no existe, ni la muerte, ni el otro, porque todos formamos parte de la misma unidad imperecedera.
6. El Ego crece al consumir
Cada vez que nos tragamos que necesitamos tener tal o cual cosa para ser felices, que tanto tienes tanto vales, que te van a querer más si eres más bonita, si tienes un coche más caro, que necesitas que alguien te diga te quiero para sentir que vales la pena… estamos alimentando la falacia del Ego de que no contamos con los recursos suficientes en nuestro interior para alcanzar la plenitud.
Y es precisamente a base de habernos tragado todas esas cosas cuando hemos ido sepultando la auténtica realidad de nuestro Ser.
La paz, la alegría, el Amor y la Felicidad están dentro de nosotros mismos, nada externo puede proporcionárnoslo.
Es limpiando todas esas creencias erróneas, encontrando todas estas maravillas dentro de nosotros, cuando por ley de atracción se nos acercan personas con la misma vibración, personas con la que establecer sinergias que eleven esa vibración compartida.
7. El Ego es un demente
O sea que vive en una realidad paralela. El problema es que la mayoría de personas viven desde el Ego y entre todos se crea una consciencia colectiva de “verdad” de la que es difícil escapar.
Solo hay que examinar a las personas que han trascendido el Ego, que le han dejado a un nivel mínimo, examina sus rostros, escúchales hablar….
Yo diría que son felices, ¿y tú?

https://triskelate.com

LAS EMOCIONES AFECTAN A NUESTRA GENÉTICA


Dan Winter, físico, psicofisiólogo, músico, investigador poligráfico, analista de sistemas IBM. 56 años. Nació en Nueva York y vive en el campo, en el sur de Francia. Tiene pareja. Él asegura que el éxtasis, la felicidad, las experiencias pico… son absolutamente necesarios para la salud y son pura física. Sus conocimientos como ingeniero eléctrico conforman su idea religiosa.
Dan Winter ha investigado y ha profundizado en diferentes campos de la ciencia (geometría, física, lenguaje, consciencia, geo-biología, biología y matemáticas) en busca de leyes físicas que se funden con las espiritualidad. Es conocido mundialmente por ser el primero en relacionar el fractal con el origen de la gravedad y por sus teorías científicas que muestran cómo la ciencia da origen a la consciencia: “Las enseñanzas espirituales son enseñanzas eléctricas y la iluminación es pura física a nuestro alcance”. Sobre él, Darren Aronofsky realizó la película Pi, fe en el caos.
Entrevista a Dan Winter: “ Las emociones afectan a nuestra genética ”.

Sabe esa aureola que les ponen a los santos…? Es pura ciencia.
¿Se puede ver y medir?
Uno de mis colegas, el profesor Konstantin Korotkov, catedrático de la Universidad de San Petersburgo, ha creado un aparato, el GDV (visualización por descarga de gas), que conectado a la punta de los dedos ya un ordenador muestra el aura de todo el cuerpo; es decir, el campo energético.
¿…?
Están utilizándolo ya más de 10.000 médicos, incluida la asociación médica estadounidense. Con el GDV obtenemos información sobre el estado físico y psicológico del paciente. Nos permite abordar un nuevo nivel del ser humano, el energético.
Póngame un ejemplo concreto de lo que puede medir el GDV.
La empatía entre las personas: vemos cómo el aura de las parejas bien avenidas se mue- ve entre los dos cuerpos; y también cómo la gente que toma drogas, legales o ilegales, tiene agujeros en su aura.
¿Y usted investiga con eso?
Sí. Entre otras cosas, con lo que ocurre con el aura tras la muerte.
Creo que tendremos que ir despacio.
Cuando morimos, el campo eléctrico, o lo que llamamos vida, sale del cuerpo. Las constantes de Kluver (un científico que se dedicó a investigar las experiencias cercanas a la muerte) es lo que la gente suele ver cuando muere. Se trata de un patrón de simetrías.
¿Todos ven lo mismo?
Sí, primero ven una rejilla, luego una especie de telaraña, un túnel y finalmente una espiral. Lo que hemos descubierto es que esos cuatro pasos se corresponden con la geometría de pliegues de nuestro ADN.
¿Y?
Nosotros somos un colectivo de 3 billones de células, y probablemente cuando morimos nuestro campo electromagnético se va hacia el centro de cada una de esas células, nuestro ADN, para luego salir de nuestro cuerpo. Adónde llegue después depende del grado de fractalidad del entorno en que morimos y de nuestra preparación; puede llegar a cualquier punto del universo.
Defíname fractalidad.
Una rosa, un helecho, una piña, las muñecas rusas…, es decir: el interior tiene exactamente la misma forma que el exterior, y eso es lo que produce la fuerza centrante, la implosión, lo que provoca que todo se mantenga alrededor de un centro, incluido nuestro campo electromagnético. En realidad, la fractalidad es lo que genera la gravedad.
¿Todo se pliega sobre sí mismo?
Si, sólo existe una forma que se comprime infinitamente. Imagine un pequeño chip en el que cabe toda la información del cosmos; eso es lo que llamamos vacío, que en realidad alberga toda la energía del universo.
Nuestro campo magnético va variando… ¿en función de qué?
Lo que comemos, dónde nos encontramos y cómo nos movemos. Un edificio metálico y cuadrado es lo opuesto a fractalidad. Pero durante una experiencia cumbre, las ondas cerebrales generan la proporción aurea.
…Que obedece toda la naturaleza
Sí, desde una caracola hasta las galaxias, desde nuestro propio cuerpo hasta los átomos; todo tiene la misma proporción: es el punto de unión de nuestro universo, el camino de la unidad, el número phi.
¿Phi o Pi?
Pi es la constante que permite pasar de la línea al círculo, y phi nos permite pasar del círculo a la espiral, reentrando en ella mis- ma. Es lo que llamamos autoconsciencia.
El personaje Max Cohen, de la película “Pi, fe en el caos”, ¿se inspira en usted?
Sí, pero debería haberse llamado phi y no pi, el productor le cambió el título en el último momento. La película describe cómo todo está compuesto de espirales y expone paralelismos directos de mi vida.
¿Y ahora qué le ocupa?
La bioretroalimentación, que nos ha permitido discriminar las emociones en términos eléctricos, de ahí mi expresión emoción coherente. Eso ha inspirado notables investigaciones.
¿Con algún resultado revelador?
Se midió, de un modo totalmente replicable, que el efecto de la ordenación coherente de los armónicos del corazón en los momentos de compasión o amor causaba una repercusión en el trenzado del ADN.
¿Qué significa eso?
Que las emociones afectan directamente a nuestra genética. Y tiene diversas aplicaciones: en estos momentos, con mi equipo de Inglaterra estamos buscando campos eléctricos bioactivos.
¿Qué es eso?
Sabemos que una pirámide o un dolmen pueden afectar a la germinación de semillas, e investigamos cómo crear un campo eléctrico que prevenga el envejecimiento…, lo opuesto a vivir en edificios y ciudades como los nuestros. Todos los edificios sagrados están construidos siguiendo la proporción áurea, de manera que generan un campo eléctrico que facilita el crecimiento, y eso hoy podemos medirlo.
¿Tenemos que cambiar de vida?
Las enseñanzas espirituales son, en el fondo, enseñanzas eléctricas. Sólo tenemos que crear entornos más fractales, comer comida fractal y hacer ejercicios que nos armonicen con el exterior, así nos llenaremos de vida y consciencia.

-Ima Sanchís-
https://consejosdelconejo.com

Sentires de mi Alma... Buscando la Verdad. Por Ashamel Lemagsa


Amados..

Hoy mi Alma me conduce a escribirles sobre un tema, que en mi vida siempre de manera consciente o inconsciente, ejercité... Llegar a la verdad.

Me defino como una buscadora de la verdad, y quiero llegar a ella si o si, mi límite en la búsqueda es ....Dios en mi.

Cuando intuyo que llegué a la verdad, plena o debo aceptar que llegué hasta donde mi comprensión álmica me lo permite, a través de la capacidad de ejercer el auto análisis, centrado desde mi corazón y elevado a mi Ser Superior, pues en ese instante siento como si ingresara a un nuevo espacio, donde se abren más puertas para llegar a más y más verdades.

Siempre digo, que prefiero la verdad más dura y hasta "cruel" si se quiere, que la mentira piadosa, que lo único que hace es negarnos la posibilidad del conocimiento pleno de la verdad e impide que la ilusión de la Tercera Dimensión, nos afecte con las expectativas del futuro y confusiones de un pasado no resuelto o mal interpretado...

Recordemos que existe una gran diferencia entre saber hablar en el momento adecuado, diciendo lo justo y necesario, para no herir a otros y a nosotros mismos, que ejercitar la mentira.

En la mentira, se trata de cambiar la realidad, se la disfraza, para llegar a un "bien común" en armonía con el medio, modificando de alguna manera la verdad, que "casualmente" se las ingeniará para desplegarse de alguna manera parcial o totalmente para que lleguemos a ella.

La verdad... ¿Qué es????

Ella es, el escalón justo y necesario para despertar nuestra consciencia, por eso hay que decirla, compartirla cuando se debe hacerlo, o en caso contrario... mantenerse en silencio comprensivo,  a la espera del momento adecuado...

¿Cuándo será ese instante?...

Pues cuando el fluir de los acontecimientos así lo indiquen y lo que se diga, sea para expandir la paz y la armonía desde nuestro ser.

A veces se llega a la verdad por "partes", para completar el tablero a lo largo de la vida, otras se llega a la verdad en un instante sagrado, para comprender que su llegada se produce cuando nosotros estábamos preparados para comprenderla, abarcarla y expandirla.

Nunca antes, siempre en el momento oportuno, aunque las mentiras traten de ocultarla, disfrazarla o distorsionarla.

La verdad siempre llega!!!!!

Los Amo.

Con Amor Ashamel Lemagsa.




sábado, 23 de septiembre de 2017

LA SOLUCIÓN A TUS PROBLEMAS


Si quieres solucionar cualquier problema en la vida no trates de resolverlo verbalmente. Quédate quieto. La única manera de hacerlo es quedándote quieto.
Si quieres la respuesta a cualquier problema, no corras a un psiquiatra, o un abogado o incluso un médico, sino siéntate solo y escucha. Tú mismo tienes todas las respuestas. 
Cada átomo del universo está dentro de ti. Tú eres eso. Eres el universo entero. Eres el microcosmos en el macrocosmos. Por lo tanto, todas las respuestas del universo deben también estar en ti. Todas las soluciones, toda la sabiduría, toda la felicidad y la dicha que has estado buscando, están dentro de ti.
Está dentro de ti. Es tú. Tú eres eso. Siempre has sido eso. 
Y cuando te sientas en silencio, comenzarás a darte cuenta de algo muy interesante.

Cuando empiezas a comprender lo que la consciencia es, en realidad te darás cuenta de que es autosuficiente.

La consciencia sólo conoce la consciencia. No conoce el universo. No conoce cuerpos. No conoce problemas. No conoce guerras. No conoce la crueldad del hombre hacia el hombre. No conoce nada de lo que conoces. Sólo se conoce a sí misma como conciencia pura. Y cuando te sientas por ti mismo en silencio, esto se vuelve perfectamente claro. Y de repente, la realización viene a ti, "no tengo problemas. No hay absolutamente nada de malo en el mundo. No está ocurriendo nada. Sólo hay consciencia".

Sé que esto suena extraño para algunos de ustedes, ya que están tan identificados con su cuerpo-mente que dicen, "¿Qué pasa con las experiencias que están ocurriendo aquí ? ¿Qué pasa con esto? ¿Qué pasa con el alquiler que tengo que pagar la semana que viene? ¿Qué pasa con mi marido, que me dejó? Y ¿qué pasa con mi trabajo del que he sido despedido?, todo eso es muy real".

Por supuesto que es real, porque te estás identificando con el cuerpo. Así que es muy, muy real. 
Pero, no hay dos mundos. No hay el mundo del cuerpo y el mundo del universo. El mundo de tus problemas y asuntos, y también el mundo de la consciencia. Sólo hay consciencia y tú eres eso. 
Sólo escuchando esto te libera. Te libera de toda duda y limitación. Comienzas a sentir la inmortalidad. Comienzas a comprender que nunca has nacido. ¿Cómo puede nacer la consciencia? Y si nunca has nacido, ¿cómo puedes morir?

Si todavía no puedes verlo o sentirlo, no te preocupes por ello. Todo lo que te pido que hagas es que te sientes en silencio. Todo te será revelado.

Es por eso que siempre les digo a los recién llegados, "No me crean. No crean una palabra de lo que digo. Descúbranlo por sí mismos".

El cuerpo se encuentra en un estado de constante flujo. Nunca es el mismo, al igual que el universo. No hay nada sólido. No hay nada permanente en el universo. Todo está en constante estado de vibración. Lo que parece ser este cuerpo vibra a una velocidad determinada. Lo que parece ser un perro vibra a un ritmo más lento. Lo que parece ser la silla vibra a un ritmo más lento también. Cuanto más burdo es algo, más lento vibra. Todo vibra. Todo está compuesto de átomos y de energía con gran espacio entre medias. Nada es sólido.


Cuando te das cuenta de que tu cuerpo no es sólido y no es lo que parece ser, ¿cómo puedes todavía identificarte con él?

Se puede decir cuánto estás identificando con tu cuerpo por la manera de reaccionar ante las situaciones. Si una situación todavía te hace enojar, o estar tenso o deprimido, entonces sabes a ciencia cierta que estás identificado con el cuerpo.
Por otro lado, no te vas al otro extremo y dices: "No me importa nada, todo me importa un carajo". Si no te importara no lo dirías. No se trata de que nada te importe un carajo. Cuanto más evolucionas, más compasivo te vuelves, más bondad demuestras hacia todo, al reino mineral, al reino vegetal, al reino animal, y al reino humano. Muestras total compasión, benevolencia. Te conviertes en una encarnación del amor simplemente porque todo el mundo eres tú. "Yo soy mi hermano y mi hermano soy yo". No hay diferencia entre tú y las otras personas. Así que no amas humanamente a algunas personas y no odias humanamente a otras personas. Es sólo una experiencia por la que el mundo está atravesando. 
Recuerda que cuando crees en tu cuerpo, entonces el mundo se vuelve muy real para ti.

Todo lo que está sucediendo en este universo, todo es una emanación de tu mente. Estas cosas que están sucediendo hoy en el mundo, son un reflejo de tu mente. Si deseas detenerlo, si no te gusta lo que ves reflejado, deja de identificarte con él. En su lugar sumérgete profundamente, muy adentro e identifícate con tu Ser, que es consciencia, la conciencia absoluta. 

Tan pronto como comienzas a identificarte con tu Ser, entonces el mundo entero se convierte en tu Ser. Como es adentro, es afuera; como es arriba, es abajo. 
Lo que estás viendo en este mundo es tu Ser. Si no te gusta lo que ves, no trates de cambiar a las personas, lugares o cosas. Cambia tu perspectiva. Y tienes que ser capaz de darte cuenta todo el día.

Cuando te sucede la peor de las condiciones, es una bendición disfrazada. Significa que estás creciendo. Y todas estas cosas te vienen para probarte y mostrarte que tú no eres eso. Y entonces te vuelves hacia dentro y ves la verdad, te identificas con la verdad.

"Yo soy el Ser imperecedero, la realidad absoluta, la inteligencia pura, el vacío, el nirvana, la unidad final. Yo soy eso". Luego, cuando abres los ojos, verás un universo diferente. Vas a ver el amor, la armonía, la alegría, la felicidad. Estás viendo tu Ser.

Es por eso que digo que si estás viviendo una vida relativamente buena, no te digas a ti mismo: "Yo no necesito esta enseñanza, tengo todo lo que quiero".

He oído a tantas personas decir esto. Ellos dicen: "Esta enseñanza es para personas que son miserables, que no están satisfechas".
Esas personas están engañados en la creencia de que debido a que tienen las cosas buenas de la vida, eso es todo. Poco se imaginan las experiencias que van a tener que pasar cuando llegue el cambio. Es por eso que la cosa más inteligente que hacer es trascender toda experiencia humana. Sólo la consciencia existe, y tú eres eso.

Robert Adams 

Camino al Despertar



A VECES NO ESTÁS PARA NADIE, PORQUE NECESITAS ESTAR CONTIGO.


Me declaro culpable. A veces no estoy para nadie porque me necesito. Hay quienes confunden esa desconexión con egoísmo y se enfadan, los más inteligentes lo comprenden y respetan porque ellos mismos en alguna ocasión también han necesitado desconectarse del mundo.
Hay momentos en los que simplemente no podemos seguir el ritmo de conexión que intenta imponernos la sociedad y es necesario alejarnos para recomponer los pedazos rotos o simplemente tomar una pausa. Aunque no somos plenamente conscientes de ello, la “obligación” de estar siempre conectados y listos para responder genera una tensión que puede convertirse en la gota que colma el vaso. Por eso a veces es necesario cerrar puertas al mundo y tomarse un tiempo para estar a solas.
Los riesgos de relegarnos a un segundo plano
En muchas ocasiones acabamos relegándonos a un segundo plano, nos colocamos en el cajón de los asuntos pendientes para priorizar a otras personas o tareas. Como resultado, terminamos perdiéndonos en ese ajetreo natural del día a día. Postergamos nuestro necesario descanso y desconexión para resolver las pequeñas urgencias, responder a los mensajes y mantener las relaciones.
El problema es que si nos relegamos continuamente, terminaremos desconectándonos de nosotros mismos o, lo que es aún peor, enfermando. De hecho, debemos recordar que para cuidar de los demás primero debemos cuidar de nosotros. Para disfrutar de la presencia de los demás primero debemos saber disfrutar de nuestra compañía.
Vivir en una sociedad tan competitiva e híperconectada puede hacer que nos centremos demasiado en las pequeñas urgencias de la vida o que nos esforcemos tanto por satisfacer las necesidades de los demás que terminemos olvidándonos de las propias.
En ese punto comenzaremos a experimentar algunos cambios, los primeros signos de alarma de que estamos a punto de llegar al límite:
– Fatiga constante. Se trata de un cansancio extremo del que no logramos recuperarnos ni siquiera descansando ya que es el producto de una tensión o estrés mantenido a lo largo de mucho tiempo.
– Frustración. Cuando damos demasiado de nosotros, en algún lugar de nuestro interior sabemos que tenemos que desconectarnos pero como no lo logramos, podemos comenzar a experimentar una gran frustración. Es como si nos sintiéramos atrapados en una vorágine de la que no sabemos cómo salir.
– Irritabilidad e impaciencia. Todo nos molesta, hasta los pequeños estímulos que antes pasaban desapercibidos, lo cual se debe a que nuestros sentidos están híperestimulados y nuestro sistema nervioso se encuentra al límite, por lo que reacciona de manera exagerada ante el medio.
– Pérdida del sentido. Llega un punto en el que podemos comenzar a pensar que nada tiene sentido, las cosas que antes nos agradaban pierden su atractivo y actuamos desde la apatía y el desinterés, como si estuviéramos en piloto automático. Esto se debe a que nos hemos hundido en nuestras responsabilidades, descuidando la parte más hedonista de la vida.
Lo curioso es que vivir en un entorno híper-demandante y cargado de estímulos termina actuando como un narcótico que nos vuelve insensibles a nuestras necesidades. Por eso a veces simplemente hay que detenerse.
5 buenas razones para pasar tiempo a solas con nosotros
1. Recarga las pilas
Pasar tiempo a solas nos ayuda a liberar la tensión que los demás pueden arrojar sobre nuestros hombros. Básicamente, es una oportunidad para reestablecer el equilibrio emocional y recargar nuestras baterías. No es casualidad que un estudio realizado en la Universidad de Illinois descubriera que las personas que se sentían cómodas estando a solas y se preocupaban por defender esos espacios tenían menos riesgo de sufrir depresión, reportaban menos dolencias físicas y tenían una mayor satisfacción general con la vida.
2. Reestablece el autocontrol
La capacidad para resistir a las tentaciones, tomar buenas decisiones y controlar nuestro comportamiento depende en gran medida del autocontrol. Sin embargo, se ha demostrado que la autorregulación no es una capacidad infinita sino que se va agotando a lo largo del día, a medida que tenemos que hacer uso de ella. Un estudio realizado en la Northwestern University descubrió que nuestro autocontrol es particularmente sensible a las relaciones interpersonales complejas y demandantes. Por tanto, estar a solas nos ayuda a recuperar esa capacidad y el control emocional sobre nuestras reacciones.
3. Recupera el cerebro
Estar a solas es fundamental para el cerebro ya que de esta manera le permitimos “desconectarse”. De hecho, un estudio realizado en el Research Center for Regenerative Therapies Dresden ha comprobado que el silencio contribuye a regenerar las neuronas. El problema es que cuando estamos a solas y en silencio, se activa lo que se conoce como “red neuronal por defecto”, de manera que le damos un descanso a las zonas cerebrales que más explotamos cuando estamos conectados. Estos nos brinda la posibilidad de aclarar la mente, focalizarnos y pensar con mayor claridad. Lejos de las distracciones cotidianas, podemos pensar mejor.
4. Conexión íntima con el “yo”
Rodeados de estímulos, es difícil conectar con nuestra esencia. Pasar tiempo a solas nos permite redescubrirnos y escuchar nuestra voz interior. Estos momentos son extremadamente valiosos porque implican hacer un alto en la vida para preocuparnos por el “niño pequeño” que habita en nuestro interior, para saber cómo está y qué desea.
5. Mejora las relaciones interpersonales
Puede parecer un contrasentido, pero pasar tiempo a solas nos permite estar más relajados y enfocados, lo cual repercutirá positivamente en nuestras relaciones interpersonales. Seremos capaces de lidiar mejor con los roces cotidianos sin alterarnos y disfrutaremos mucho más de la presencia de los demás.
¿Cómo retomar el control?
Cuando percibas que el mundo está girando demasiado rápido, ha llegado el momento de detenerte. Si sientes que la presión de quienes te rodean es excesiva y te está impidiendo ser tú mismo, haz un alto y reorganiza tus prioridades.
Es probable que los demás necesiten de ti, pero para poder ayudarles debes fortalecerte, y eso implica descansar y desconectar. Replantéate tu día a día y elimina todas esas pequeñas “urgencias” que consumen tu tiempo y energía inútilmente.
Es importante que cumplas con tus objetivos, pero sin estresarte demasiad
o. Y si es necesario, tómate unas horas o un día para estar a solas contigo. No es un acto de egoísmo, es una necesidad. No estar para nadie porque en ese momento te necesitas es un acto de cuidado y respeto hacia ti.
Desconéctate y preocúpate solo de tu salud mental. Aprende a ponerte en tu lista de prioridades.
-Jennifer Delgado-
 https://consejosdelconejo.com